Puerto Seguro Fluvial
Puerto Seguro Fluvial
Puerto Seguro Fluvial

[Argentina] Emergencia para rescatar de la crisis a las empresas ligadas al transporte, la logística y el almacenaje debido a la alta carga impositiva

INFORME COMPLETO POR: tradenews.com.ar. Con la carga impositiva que en octubre llegó al 42%, y el combustible que acumula 150% desde la desregulación del mercado de hidrocarburos como principales banderas, la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac) reclamó al gobierno nacional la “urgente declaración de la emergencia económica para el sector”.

Por medio de una carta dirigida al Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación, Fadeeac pidió políticas de emergencia para rescatar de la crisis a las empresas ligadas al transporte, la logística y el almacenaje (en agosto habían transmitido personalmente al ministro Dante Sica sus preocupaciones).

En la misiva se menciona que el aumento constante de la presión fiscal sobre la tarifa final del flete, los reiterados aumentos en el combustible y otros insumos vinculados al dólar, la suba de los peajes y la ausencia de un criterio federal de cobro de impuestos son sólo algunas de las razones que motorizan el reclamo.

Promesas incumplidas

La organización explica que lejos de la promesa gubernamental de reducir el peso tributario, el porcentaje del impacto fiscal sobre cada $100 de facturación del autotransporte de cargas pasó de 39,7% en mayo de 2016 a 42% en octubre de este año.

“Es evidente que una presión fiscal de tal magnitud atenta contra el desarrollo y la eficiencia del sector que al tratar de actualizar tarifas refuerza la inexacta teoría de ser formador de precios y de obstaculizar el comercio de las economías regionales”, dice la institución en la nota al ministro Dante Sica.

Superposición de tasas y políticas contradictorias

El panorama se hace aún más complejo al analizar las demandas tributarias en el país: hay superposición de tasas y criterios encontrados a lo largo de las jurisdicciones que recorre un camión para transportar mercadería, e incluso se le cobran algunos valores que se alejan de la verdadera actividad del transportista, como resulta con “publicidad” por los carteles identificatorios que llevan los vehículos, agregan.

Las contradicciones también alcanzan al cobro por patentes, ya que desalienta la inversión en unidades nuevas, cuyo costo impositivo es más elevado, y se opone a la política de renovación de flota por razones de eficiencia, seguridad y sustentabilidad.

Pese a las buenas intenciones del Consenso Fiscal, el sector no recibió en los últimos años soluciones ágiles acordes a sus necesidades, aunque su rol es estratégico para el funcionamiento del país, argumentan en Fadeeac.

Peajes por las nubes

Otro factor que con sus frecuentes aumentos pone en jaque a la competitividad del sector, es el pago de los peajes.

Desde enero 2015 a la fecha, el peaje tanto nacional como en los accesos a las grandes ciudades o de tránsito interno, sufrió un aumento de 781,6%.

Este grave escenario impulsa a Fadeeac a insistir en la necesidad de políticas acordes a la crisis que atraviesan las empresas de manera de obtener mayor previsibilidad en el precio del combustible y la garantía de su abastecimiento, la compensación del pago del peaje o su reducción a través de subsidios, el acceso a financiamiento adecuado con tasas preferenciales, y la adaptación del régimen impositivo a la difícil situación que atraviesa el sector.

El autotransporte de cargas no es formador de precios sino que recibe sobre sus los espaldas costos que hacen cada vez más difícil la posibilidad de seguir en marcha.

Un vehículo detenido significa la reducción del empleo y la imposibilidad de que las familias argentinas accedan a productos y servicios básicos para la vida, enfatizan en la organización que reúne a una cincuentena de cámaras de todo el país.

Indice de costos de octubre

El autotransporte de cargas opera en un contexto inflacionario de baja de los volúmenes transportados y altas tasas de interés, además de la incertidumbre cambiaria.

En solo cuatro meses, desde la devaluación de agosto y la vuelta del cepo cambiario, los costos del sector acumulan una suba de 15%, según el relevamiento de Fadeeac.

En octubre los costos treparon 2,88% respecto del mes anterior, y para noviembre se proyecta una nueva suba ya que el mes comenzó con un incremento del orden de 5% en el combustible.

De acuerdo con los últimos datos, poner en marcha un vehículo para trasladar mercadería fue 39% más caro en lo que va de 2019, y 50% si se toman en cuenta en los últimos 12 meses, con el agravante de que ello se da en un contexto de alta inflación mayorista y minorista.

Efecto paritaria

En octubre el rubro Personal tuvo un fuerte impacto ya que se abonó el segundo tramo del acuerdo rubricado en julio de 2019 (11,5%). También se destacó el descenso del Costo Financiero 13,2 % desde los niveles muy elevados de agosto.

Respecto del equipo, se destaca la suba de Material Rodante y Neumáticos.

Idas y vueltas de la política de combustibles

Por su parte, el combustible, insumo de mayor gravitación en el sector, mostró una variación marginal en octubre para volver a incrementarse a partir del 1 de noviembre en torno al 5%, en el marco de la Resolución 688/19 de la Secretaría de Energía.

Con ese instrumento, el organismo autorizó un nuevo aumento de los precios minoristas en hasta 5% respecto de los precios vigentes al 20 de septiembre de 2019.

El gasoil ya había aumentado 6,4% en septiembre con la anterior Resolución (557/19) de la Secretaria de Energía, que había limitado en hasta 4% los aumentos de precios minoristas y desregulado los precios mayoristas.

Diferencias geográficas

Esta situación, de fuerte ampliación de brechas entre las distintas variedades de carga de gasoil y entre las diversas zonas geográficas en los últimos meses, generó inconvenientes en el abastecimiento normal del combustible en todo el país, lo que provocó mayores costos en la provisión e inconvenientes en la logística de las empresas.

En particular, los precios de compra mayorista por granel sufrieron aumentos muy superiores al promedio, entre 10% y 20% según el área y la marca, en ese segmento de carga mayorista.

A partir del 9 de agosto último, el gobierno nacional dispuso por tres meses un congelamiento de precios de los combustibles, naftas y gasoil, que quedó acotado solo al segmento minorista y cuyos aumentos posteriores (hasta 4% y 5% respectivamente) fueron limitados por la mencionadas Resoluciones 557/19 y 688/19.

Una semana, 31% de aumento

En lo que va de noviembre, el aumento promedio del gasoil alcanza 31%, tras haberse incrementado 77% en 2018, lo que afecta el normal funcionamiento del autotransporte de cargas a nivel nacional.

Con el registro de octubre y las proyecciones para este mes, la situación que vive el sector es crítica, en un contexto económico inflacionario con caídas en los volúmenes transportados, alertaron desde Fadeeac. Fuente: tradenews.com.ar

About The Author

Somos una empresa periodística especializada en logística e informaciones sobre el desarrollo que mueve el complejo sistema de la cadena de suministro.

Related posts

Leave a Reply

Loading...
Translate »